Juegos de niños, ganancias de adultos: Juegos de Cartas Coleccionables

Las cartas coleccionables parecieran ser sólo un juego de niños. Sin embargo, son varias las personas que han hecho grandes sumas de dinero gracias a ellas. Acá te contamos un poco sobre las distintas cartas coleccionables y cómo varias personas han hecho dinero con ellas


Cartas de Jugadores de Béisbol

Acá en Argentina, el béisbol nunca ha sido popular. Sin embargo, en Estados Unidos es una pasión de multitudes que se remonta a muchísimos años atrás. ¡Hay cartas coleccionables de jugadores que estaban jugando en las ligas mayores en 1918! A medida que pasan los años, varias cartas van aumentando su valor. ¡Es loquísimo, pero si tenés una carta antigua y autografiada podés estar sosteniendo un millón y medio de palos verdes entre los dedos!

Brady Hill, coleccionista y millonario estadounidense.

Un caso emblemático entre los coleccionistas de este tipo de cartas es el de Brady Hill, quien utilizó sus habilidades para comprar y vender tarjetas coleccionables de béisbol para comprar su primer auto y pagar su paso por la universidad en Louisiana State University. Ahora, gracias a su afición, él es el director ejecutivo de Greensource, una de las compañías de impresión de remeras más grandes de los Estados Unidos.


Trading Card Games: Juegos de Cartas Coleccionables

Otras cartas coleccionables que cotizan muy bien en el mercado son aquellas que corresponden a juegos de cartas coleccionables, también conocidos como TCGs (Trading Card Games) como Magic: The Gathering, Pokémon o Yu-Gi-Oh. Lo especial de estas cartas es que no sólo quienes las compran las coleccionan, sino que también, generalmente, arman mazos y juegan con ellas.


Magic: The Gathering

También conocido como “Cartas Magic”, o simplemente “Magic”, este es el pionero de los juegos de cartas coleccionables. La mayoría de los TGCs están basados en las mismas premisas que Magic The Gathering. Básicamente, las únicas reglas del juego son las condiciones generales para jugar las cartas y ganar el juego. Luego, cada carta tiene sus características únicas con respecto a cómo se juegan y qué efectos tienen.

Carpeta de coleccionista con Cartas Magic

Algunas de estas cartas llegan a precios exorbitantes. Un claro ejemplo es la carta “Black Lotus” (traducido al español, “Loto Negro”). Esta carta es una de las más poderosas y también una de las más caras. ¡Recientemente una copia  de “Black Lotus” fue subastada por U$D 87.000!

Lo más interesante de las Cartas Magic es que hay una especie de “Bolsa de Valores” de las cartas, y varios coleccionistas compran cartas nuevas a modo de inversión. Cada vez que una nueva tirada de cartas es anunciada, especialistas en el juego determinan cuáles cartas son las más poderosas, y su valor aumenta.


Pokémon: Juego de Cartas Coleccionables

El Juego de Cartas Coleccionables de Pókemon está basado en el videojuego original japonés. Hay varias cartas que son tan raras que sorprenden. Un ejemplo es “Illustrator Pikachu”. Esta tarjeta actualmente tiene el precio de venta más alto para una tarjeta Pokémon individual, estimándose en más de U$D 200.000.

Varias cartas coleccionables cromadas. Su valor es elevado.

“Illustrator Pikachu” está considerada como una de las tarjetas más raras del mundo. Se distribuyeron treinta y nueve copias, se desconoce cuántas copias quedan. Por eso es tan elevado su precio.

Recientemente fue noticia una carta Pokémon extremadamente cara que se perdió en el correo. ¡Es de no creerlo! Se trata de la carta “Trainer No. 3”, valuada en U$D 60.000. Aún corriendo estos riesgos, invertir en estas cartas puede ser una gran forma de ganar dinero.


Yu-Gi-Oh! Trading Card Game

El juego de cartas de Yu-Gi-Oh! está basado en un juego de cartas llamadas «Duelo de Monstruos» que aparece en el cómic japonés Yu-Gi-Oh. Parece salido de Inception. En el cómic japonés (luego adaptado al animé) los personajes juegan a un juego de cartas, el cual es el mismo que inspira a Yu-Gi-Oh! TCG. Todo un dolor de cabeza para entender.

El mercado de las cartas de Yu-Gi-Oh! maneja números altísimos, similares a los de Magic y Pokémon. La tarjeta más rara y costosa se llama “Black Luster Soldier”. En 1999, esta tarjeta fue otorgada al ganador del primer campeonato de Yu-Gi-Oh! en Japón. Esta tarjeta es única y se vendió por 2 millones de dólares.

El vendedor ahora quiere 10 millones, lo que la convierte en la tarjeta más cara. La tarjeta en sí está impresa en acero inoxidable en lugar de la cartulina tradicional y ninguna otra tarjeta ha reclamado este honor. ¿Podés creerlo? 10 millones de dólares en un rectángulo de acero inoxidable.


¡Es increíble cómo unas cartas tan chiquitas pueden tener tanto valor! Ahora sabés que invertir en ellas es también una opción. ¿Quién sabe? Quizás esas cartas con las que jugabas cuando eras chico valen más de lo que pensás. Podrías ir preguntándole a tu mamá en dónde guardó tus cartas… ¡Mirá si te llevás una gran sorpresa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *